Los cafein√≥manos siguen con atenci√≥n un nuevo cap√≠tulo del culebr√≥n en torno al caf√©, que en unos a√Īos ha pasado de ser el malo al bueno de la pel√≠cula. Ahora, dos nuevos estudios indican que beber tres caf√©s al d√≠a o m√°s reduce la mortalidad prematura en un 18 por ciento en hombres y un 8 por ciento en mujeres.

Ni siquiera hace falta beber tres tazas: los resultados de estos estudios, publicados en Annals of Internal Medicine el lunes, asocian el consumo de un √ļnico caf√© diario con una reducci√≥n de la mortalidad prematura del 3 por ciento en hombres y del 1 por ciento en mujeres, sobre todo por enfermedades cardiovasculares y del sistema digestivo.

Hay que aclarar que esta investigación, la mayor que se ha hecho hasta la fecha en este campo, es observacional. Esto quiere decir que se trata de un tipo de análisis que puede sugerir una relación de causa y efecto entre dos factores, pero no demostrarla. Los científicos no están seguros de por qué el café es tan beneficioso; la explicación podría no estar específicamente en el café, sino en alguna característica del consumidor,

En cualquier caso, lo que sí parece claro es que la mala fama que ha tenido la bebida parece llegar a su fin. Y esto es importante dado lo masivo de su consumo, que se estima en 2.250 millones de tazas diarias en el mundo. En Estados Unidos, el 75 por ciento de los adultos toma café.

Advertisement

Uno de los puntos fuertes de estos resultados es que abarcan poblaciones muy diferentes, ya que aglutinan dos estudios: el primero, encabezado por investigadores de la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS) es un an√°lisis de los h√°bitos de 520.000 personas a lo largo de 16 a√Īos en diez pa√≠ses europeos. El segundo estudio est√° realizado a partir de los datos de 185.000 estadounidenses de varias etnias, tambi√©n durante 16 a√Īos. Ambos llegan a conclusiones similares.

Estos resultados vienen a sostener las tesis de investigaciones anteriores que mostraban que los bebedores de caf√© tiene menos riesgos de morir de varias enfermedades cr√≥nicas que las personas que consumen poco o nada de caf√©. Algo importante, tanto en los estudios anteriores como ahora, es que la relaci√≥n entre el consumo de caf√© y el menor riesgo de muerte se produce igual con el descafeinado, un dato muy a tener en cuenta si tienes problemas de sue√Īo.

¬ŅQu√© es lo que tiene el caf√© que lo hace tan atractivo? Luc√≠a √ćscar, especialista en medicina familiar y nutri√≥loga en Valencia (Espa√Īa), destaca la combinaci√≥n de variados componentes como los fitoesteroles, responsables de la actividad antioxidante del caf√© (esto es, la capacidad para neutralizar radicales libres haciendo frente al estr√©s oxidativo). Se han descrito unos 30 compuestos que podr√≠an poseer est√° actividad y relacionarse con efectos beneficiosos para la salud.

Advertisement

El culebr√≥n en torno al caf√© recuerda al del aceite de oliva, anta√Īo demonizado y hoy considerado una panacea. En 1991, la misma rama de la OMS que ha encargado el estudio publicado esta semana clasific√≥ el caf√© como ‚Äúposiblemente carcin√≥geno para los seres humanos‚ÄĚ, a causa de ‚Äúindicios limitados‚ÄĚ que insinuaban un v√≠nculo con el c√°ncer de p√°ncreas. El a√Īo pasado, la OMS pas√≥ no solo a indultarlo, sino a recomendarlo. El tabaco podr√≠a haber tenido la culpa; muchos an√°lisis encontraron v√≠nculos entre el caf√© y el c√°ncer simplemente porque los cafeteros fumaban m√°s. Pero se trataba de una falsa asociaci√≥n: lo que provocaba el c√°ncer era el cigarrillo con el que tantas personas gustan acompa√Īar su caf√©.