Buenas historias y consejos positivos para tu vida

Un baño caliente de una hora puede quemar tantas calorías como caminar media hora

Tomar un baño a 40 ˚C por una hora puede quemar en promedio 140 calorías, dice un reciente estudio.

Se les pidió a 14 hombres que eligieran hacer una hora de ejercicio montando moderadamente sus bicicletas o que se metieran a una tina llena de agua con temperatura a 40˚C por una hora. Todo era parte de un experimento de la Universidad de Loughborough, en Inglaterra, que pretendía revisar de una vez por todas si los baños calientes son tan buenos como en la cultura popular se cree.

Por supuesto, los hombres que montaron bicicleta obtuvieron un mayor número de quema de calorías (630 calorías), sin embargo, los que habían estado simplemente acostados en la bañera disfrutando del calorcito del agua obtuvieron un promedio de quema de 140 calorías, un equivalente a lo que se pierde haciendo media hora de caminata.

Advertisement

Claro, los resultados de este estudio que fueron revelados por el ‘National Center of Sport and Exercise Medice’ de Londres, el pasado 9 de mayo, son alentadores pero aún parciales por el tamaño de la muestra (solo unos cuantos hombres) y porque justamente solo se hizo entre varones y no en mujeres.

Sin embargo, además de la inesperada quema de calorías, que se explica porque el cuerpo tiene que usar energía para mantener fresco el cuerpo, los científicos midieron los niveles de azúcar en la sangre después de que los participantes del experimento comieron y encontraron que el nivel de azúcar en la sangre de los que habían disfrutado del agua caliente era 10% menor a los que se ejercitaron, lo que Steve Faulkner, el autor del estudio, asegura es un dato alentador en la posibilidad de usar “calor pasivo” como un ayudante para controlar desórdenes metabólicos como los que tienen algunos tipos de diabetes.

La razón de estos resultados –cree el científico- se debe a la liberación potente de las proteínas de calor, que como su nombre lo indica, son proteínas que libera el cuerpo para regular la subida de temperatura y que son parte del sistema de defensa del cuerpo.

Seguro este resultados tiene más sorprendido a los científicos que a los abuelos que siempre valoraron tanto ir a baños termales o pasar tiempo en la sauna. Justamente, en abril de 2015, se publicó en Finlandia otro estudio en el que se revelaba cómo la toma de baños en saunas estaba asociada a la reducción de riesgos de enfermedades cardiacas. Por su parte, la Universidad de Oregón también interesada en esta materia, reveló en otro estudio que los baños calientes ayudan a reducir la presión sanguínea.

Advertisement

Estos hallazgos nos están buscando dar excusas para no hacer ejercicio y que en lugar de caminar la gente tome un baño caliente, pero sí ponen en evidencia que estos baños pueden ser ayudantes “muy gozosos” para aquellos que están en la travesía de bajar de peso o mejorar su salud.

Share This Story