Un peque√Īo viajero de 5 a√Īos lo que quiere es que lo vuelvan a llevar a ese lugar en donde ya sabe qu√© le gusta y qu√© no.

Navegar las memorias m√°s felices de la infancia es para muchos volver a esa finca en donde se correteaba libre entre √°rboles. Hoy las cosas parecen ser muy distintas. Los padres a√Īoran llevar a sus hijos a destinos ex√≥ticos.

Pero hay psic√≥logos como Oliver James, uno de los m√°s reputados en psicolog√≠a infantil en Inglaterra, que sugiere a esos padres afanosos por cambiar cada verano su destino, (y tan angustiados por las deudas que esto trae), que ‚Äúunos d√≠as de vacaciones en un lugar conocido es lo que la mayor√≠a de ni√Īos realmente quiere‚ÄĚ.

Es sencillo. Para la tranquilidad de muchos padres que sienten culpa por no ser m√°s creativos a la hora de elegir un destino, James explica, en un art√≠culo de The Telegraph citado por ACV, que el placer para los ni√Īos recae en cosas muy simples, al menos hasta que cumplen 10 a√Īos.

‚ÄúUn peque√Īo viajero de 5 a√Īos no est√° equipado para disfrutar los olores extra√Īos del mercado de Marruecos o la magnificencia de las ruinas peruanas‚ÄĚ. As√≠ las cosas, los ni√Īos parecen ser m√°s nost√°lgicos que aventureros y, por lo menos, en su primera d√©cada de vida suelen apegarse mucho a un lugar ‚Äúen donde ellos puedan estar seguros de qu√© les gusta y qu√© no‚ÄĚ.

La idea no es para nada descabellada sobre todo teniendo en cuenta lo que han repetido los psic√≥logos sobre la relevancia de las rutinas en general en la vida de los peque√Īos. ‚ÄúLos ni√Īos se sienten mejor cuando las rutinas son regulares, predecibles y constantes‚ÄĚ, declara la Organizaci√≥n Healthy Children.

Advertisement

Adem√°s lo verdaderamente importante de las vacaciones es tener contacto cercano con los peque√Īos: ‚ÄúEs poco conocido que las vacaciones pueden contribuir en el desarrollo del cerebro de los ni√Īos, b√°sicamente porque los cient√≠ficos han descubierto que las vacaciones familiares ejercitan dos sistemas del cerebro l√≠mbico: el sistema del juego, y el sistema de la exploraci√≥n o la b√ļsqueda‚ÄĚ, dice el neurocient√≠fico Jaak Panksepp.

A pesar de las evidencias, muchos padres alzar√≠an las cejas y hasta se molestar√≠an ante semejante insinuaci√≥n. ¬ŅDe verdad esperan que pasemos los d√≠as m√°s valiosos del a√Īo en el mismo pueblo o en la misma playa?, tendr√≠an derecho a replicar.

Es cierto. Con el mundo a la mano con las ofertas de las p√°ginas de viajes online es muy dif√≠cil pensar en pasar 10 a√Īos haciendo lo mismo cada vez que el trabajo da un respiro, pero si de algo sirve de consuelo, una encuesta tambi√©n hecha en Inglaterra asegura que el 91 % de los adultos mayores de 50 a√Īos prefiere ir al mismo lugar durante las vacaciones familiares.

Advertisement

As√≠ las encuestas, llevar a los ni√Īos a esa misma casa en la playa ser√≠a adem√°s la excusa perfecta para llevar -a esa misma playa y a esa misma casa- a los abuelos.

Ni√Īos felices, suegros felices, quiz√°s esa sea una buena parte de la ecuaci√≥n para que los j√≥venes y aventureros padres tambi√©n lo est√©n.