Buenas historias y consejos positivos para tu vida

Pidió por Twitter un acompañante para ir a la boda de su hermana y acabó casada con el desconocido voluntario

En 2014, cuando Llia Apostolou pidió en Twitter que algún hombre la acompañara a la boda de su hermana, no imaginaba que acabaría casándose con el hombre que le contestó, al que ni siquiera conocía.

En el tuit pedía, además, que su acompañante trajera también un bebé que pudiera hacer pasar por propio. Evidentemente bromeaba sobre las típicas preguntas que caen sobre los solteros en las bodas: ¿y tú para cuándo?

Advertisement

Phil Gibson recogió el guante y siguió en tono de broma.

Llia Apostolou: “¿Eres un hombre?, ¿te puedo pedir prestado para una boda el próximo fin de semana? Puntos extras si puedes traer un bebé que yo pueda hacer pasar por mío”.

Phil Gibson: “@Llia Puedo hacerlo, ¡tengo un traje y todo!”.

Advertisement

Llia Apostolou: “Te veo en el altar”.

Phil Gibson: “¡Es una cita! Es solo una cita, ¿verdad?”.

Advertisement

Llia Apostolou: “¿Es así como funcionan las citas por internet?”.

Phil Gibson: “Mi abuela ya quiere conocerte”.

Gracias a estas bromas se conocieron en 2014 y este miércoles, tres años después, Llia confirmó que se había casado con Phil.

Advertisement

“Casi tres años exactos después puedo decir... Lector, me casé con él”.

Phil no acompañó a Llia a la boda de su hermana, aquello quedó en broma, pero les hizo gracia y esa misma semana se conocieron.

Advertisement

Lo que todavía vuelve loca a Llia, como explica en este tuit, es que quiso casarse con él antes de conocerlo siquiera y al final acabó sucediendo.

Advertisement

“Debo aclarar que no fuimos a aquella boda juntos (era la boda de mi hermana, ¡imagínense!) pero Phil y yo nos conocimos en la vida real por primera vez esa semana”.

“Pero aún así, bromeé con querer casarme con él sin haberle conocido aún. Todavía me vuelve loca”.

Advertisement

“¡Lo hice! Aquí estamos yo y mi mujer @Llia a la vuelta del registro”.

Share This Story