Este es el oficial de polic√≠a con el que todos quisi√©ramos toparnos cuando tenemos dificultades. Nos referimos a Jody Thompson, un polic√≠a de Oklahoma que adopt√≥ al ni√Īo v√≠ctima de graves abusos que hab√≠a rescatado en 2015. Meses despu√©s, tambi√©n adopt√≥ a la hermana reci√©n nacida. Y la historia no acaba aqu√≠.

La familia al completo: Charley, 10 a√Īos (izquierda); Ryan, 16; Zaven, 6 meses; Jeannie (centro); Paizley, 7 meses, John, 10, y Jody Thompson (a la derecha). Fuente: departamento de polic√≠a de Poteau.

Todo comenz√≥ en 2015, cuando Thompson acababa de dejar a su compa√Īero de rondas en el aparcamiento del departamento de polic√≠a de Poteau, en Oklahoma. Aunque no estaba de servicio, atendi√≥ a un mensaje de radio relacionado con un caso de abuso de menores, dado que ten√≠a experiencia en este tipo de delitos. Cuando lleg√≥ se encontr√≥ con un ni√Īo extremadamente delgado (pesaba 61 libras), llamado John, con moratones por todo el cuerpo y aterido de fr√≠o; el peque√Īo hab√≠a estado maniatado y sumergido en un barre√Īo de agua fr√≠a.

‚ÄúNo hab√≠a un solo lugar de su cuerpo sin un cardenal o una quemadura. Lo peor que hab√≠a visto nunca‚ÄĚ, dijo Thompson, que decidi√≥ compartir su historia recientemente para ayudar a otras v√≠ctimas de abusos. √Čl y sus compa√Īeros llevaron al cr√≠o, que entonces ten√≠a ocho a√Īos, al hospital. A partir de aqu√≠, el comportamiento de Thompson -hasta el momento un funcionario haciendo correctamente su trabajo- se convirti√≥ en extraordinario. El polic√≠a, que la semana pasada recibi√≥ una distinci√≥n honor√≠fica, pas√≥ la noche al lado del peque√Īo internado en el hospital. A la ma√Īana siguiente, contact√≥ a los servicios sociales de Oklahoma para solicitar su acogida. En unos d√≠as, el peque√Īo ya formaba parte de su hogar. ‚ÄúCuando le vi en aquella casa, temblando, empapado y confundido, supe que la √ļnica manera de asegurarme de que iba a estar bien era si se quedaba conmigo‚ÄĚ, se√Īal√≥ el polic√≠a.

La historia de Thompson, que ya ten√≠a dos hijos de 15 y 8 a√Īos, no termina aqu√≠. Solo dos d√≠as despu√©s de que el peque√Īo John aterrizase en su nuevo domicilio, la esposa del polic√≠a anunci√≥ que estaba embarazada de su tercer hijo. Y todav√≠a m√°s: al poco tiempo, los servicios sociales llamaron al hogar de los Thompson para preguntarles si deseaban acoger a la hermana reci√©n nacida de John, llamada Paizly y nacida en prisi√≥n. La recogieron del hospital al d√≠a siguiente, cuando solo ten√≠a un d√≠a.

Los padres de John, que cumpl√≠an sendas penas en prisi√≥n, hab√≠an renunciado a la patria potestad de su hijo, pero hicieron lo mismo con la beb√©. Se inici√≥ entonces un juicio que concluy√≥ en febrero a favor del polic√≠a, que adopt√≥ formalmente a la peque√Īa Paizley, el quinto miembro de la familia.

Advertisement

‚ÄúEl ejemplo de amor y compasi√≥n que ha mostrado es algo que todos deber√≠amos seguir‚ÄĚ, dijo el jefe de polic√≠a de Poteau, Stephen Fruenr. ‚ÄúTodos decimos que har√≠amos lo mismo en esa situaci√≥n. Pero hacerlo de verdad, esto da una idea del hombre que es‚ÄĚ. Y tanto.