Estos días se acumulan las razones para practicar sexo seguro. Además de proteger contra el cáncer de próstata, ser beneficioso para la autoestima, el estrés, reforzar las defensas, actuar como analgésico, resulta que también podría alargar la vida, según un nuevo estudio. ¿Alguien da más?

Nos referimos a los resultados esperanzadores (aunque muy provisionales) de un estudio publicado en la revista científica Psychoneuroendocrinology. La explicación está en los telómeros, unas estructuras que se encuentran en los extremos de los cromosomas y que juegan un papel importante en el envejecimiento de las células, ya que actúan como un “reloj” que limita su tiempo de vida. Cada vez que una célula se divide, sus telómeros se acortan. Pues bien: un equipo de científicos de la Universidad de California ha encontrado una posible relación entre la longitud de los telómeros y la actividad sexual.

El estudio analizó a 129 mujeres de diferentes edades, todas ellas con pareja estable, y encontró que aquellas que tenían relaciones sexuales una vez a la semana o más tenían telómeros más largos.

¿Significa esto que hay que practicar mucho sexo para vivir más tiempo? Ojalá fuera tan simple. Como señalan en Psypost los autores del estudio, sería un error tratar de sacar conclusiones definitivas de sus investigaciones. En primer lugar, porque la muestra es demasiado pequeña; y, por otro lado, no hubo forma de encontrar una causa que explique estos resultados. Esto quiere decir que podría ser que las mujeres más sanas, con menos rasgos de envejecimiento, se encuentren mejor y decidan practicar más sexo que el resto, por ejemplo.

Lo que sí parece claro es que aquí hay un hilo del que tirar (los propios científicos así lo indican). Y otra excusa para convencer a las parejas para practicar sexo más a menudo.

Advertisement

También te puede interesar: