Si fuese el argumento de una pel√≠cula, seguramente no lo creer√≠amos por exagerado. Pero acaba de ocurrir en la vida real: una pareja de nonagenarios (ella 98 a√Īos; √©l 94) que se conocieron ocho a√Īos antes en un gimnasio de Middletown, en Nueva York, se acaba de casar con un entusiasmo que ya quisieran algunos jovencitos.

Cuando recibi√≥ su diploma en Historia (a los 92 a√Īos), Mann dijo que estaba considerando estudiar un master. Fuente: TWCNews

En su primera cita, √©l la llev√≥ a un restaurante en Middletown llamado Something Sweet (Algo dulce), donde permanecieron hasta el cierre del local. Eso fue hace ocho a√Īos, y desde aquel d√≠a, Alvin Mann y Gertrude Mokotoff decidieron compartir sus vidas y, de paso, convertirse en toda una inspiraci√≥n para aquellos que creen que la edad no es m√°s que un n√ļmero.

La de la edad, no obstante, no es la √ļnica convenci√≥n que ha roto la singular pareja. El pasado mes de mayo, despu√©s de una velada en la √ďpera en Manhattan, Mokotoff, que cumplir√° 99 a√Īos el pr√≥ximo 20 de agosto, decidi√≥ dar el salto y pedirle que se casara con ella. ‚ÄúEstaba cansada de perseguirle‚ÄĚ, se√Īal√≥. Y as√≠, el pasado 5 de agosto formalizaron su relaci√≥n en el Ayuntamiento de Middletown. Les cas√≥ el alcalde de la ciudad en presencia de 50 amigos y familiares al son de Somewhere Over the Rainbow, interpretado por el hijo de ella, Charles Mokotoff, un guitarrista cl√°sico de fama internacional.

Mann se√Īala que una cosa es sentirse viejo, y otra serlo, y que los n√ļmeros no siempre coinciden. ‚ÄúLa edad no significa nada para mi o para Gert. No lo vemos como una barrera. Todav√≠a hacemos lo que queremos en la vida. La gente siempre nos pregunta qu√© es lo que nos mantiene j√≥venes. Por supuesto, la ciencia m√©dica explica una parte, pero la gran raz√≥n es que vivimos sin preocupaciones. No dejamos que ninguna cosa que no podamos controlar nos preocupe‚ÄĚ.

Mann, que fue marinero comercial antes de montar un negocio en Manhattan, se convirti√≥ en 2016 en la persona de m√°s edad en graduarse en el Mount St. Mary College, que tambi√©n le concedi√≥ un doctorado honor√≠fico el pasado mes de mayo. A los 92 a√Īos, condujo 80 millas dos veces por semana durante dos a√Īos y medio para conseguir los cr√©ditos universitarios que le faltaban para terminar una licenciatura en historia. ‚ÄúEstudiamos muchos eventos, como la II Guerra Mundial y las guerras de Vietnam y Korea, pero yo he vivido todo eso. As√≠ que no es ninguna sorpresa que bordase la mayor√≠a de los ex√°menes‚ÄĚ, apunt√≥.

Advertisement

Mokotoff, por su parte, se cas√≥ a los 23 a√Īos (en 1941) con un cardi√≥logo de Manhattan, fallecido en 2002. Fue profesora de biolog√≠a durante m√°s de 30 a√Īos en el Community College de Middletown. Pero, en lugar de retirarse, a los 70 a√Īos se meti√≥ en pol√≠tica y se convirti√≥ en la primera mujer en ser elegida alcaldesa de Middletown.

En la boda no faltó detalle: desde el coche rojo (conducido por el novio) con las tradicionales latas atadas al parachoque y el cartel de recién casados hasta la liga roja que mostró la coqueta novia subiéndose el vestido por encima de la rodilla.

Cuando, tras el banquete, preguntaron al novio c√≥mo cambiar√≠a su vida como hombre casado, Mann se√Īal√≥ que de ninguna manera. ‚ÄúYa hemos hecho muchas cosas juntos. Y, reconozc√°moslo, los dos sabemos que probablemente ninguno encontrar√° a otra persona. As√≠ que, en adelante, estamos los dos, juntos, para el resto de nuestras vidas‚ÄĚ.

Advertisement

La pareja, que en total tiene siete hijos, 12 nietos y 7 bisnietos, todavía va al gimnasio dos veces por semana.

Fuentes: TWCNews; The New York Times;   Times Herald