Aunque por fortuna son pocas las personas que en la actualidad creen que las mujeres que menstrúan destruyen las cosechas, impiden que suba la mayonesa o se hornee bien el pan, el asunto del ciclo menstrual continúa siendo, al menos en parte, tabú.

Una copa menstrual. Las aventuras de Toni, el tampón, pueden seguirse en Instagram: https://www.instagram.com/tonithetampon.

Lo de menos son los anuncios de televisión que sustituyen el rojo de la sangre por nubes azules, o esas compañeras que se avergüenzan cuando del bolso asoma, sin querer, un tampón. Más preocupante es lo que mostraba un sondeo de hace unos meses que indicaba que el 70% de las chicas de edades comprendidas entre los 12 y los 18 años se sienten incómodas practicando deportes cuando tienen la regla, y muchas de ellas se niegan a participar. El dato demuestra que queda mucho por hacer para acabar con el estigma de la regla, y que el momento del mes pero no tendría por qué ser incómodo ni complejo. Aquí algunos datos que todos deberían saber para vivirlo con más naturalidad:

1. No hay dos menstruaciones iguales

Algunas mujeres apenas si se enteran, y otras lo viven fatal. Eso sí, más vale llevarse bien con ella porque, como media, una mujer tendrá la regla durante 38 años de su vida. Desde los 12 (la edad más frecuente en la que hace su aparición) hasta los 50, que es la edad promedio a la que suele llegar la menopausia.

2. Cuidado con las menstruaciones dolorosas

Y no únicamente por lo molestas que son -pueden llegar a entorpecer la actividad cotidiana, en algunos casos- sino porque este podría ser un indicio de enfermedades como la endometriosis, que provoca, entre otras dolencias, fuertes calambres, dolor de espalda crónico y a veces incluso infertilidad. Razones de sobra para consultarlo con el médico que puede recomendar tratamientos a seguir.

Advertisement

3. Un hombre puede saber cuándo está ovulando una mujer

Eso es lo que indican algunas investigaciones que muestran que a los hombres les parece más atractivo el olor de una mujer cuando está ovulando. Parece ser que incluso los movimientos de baile resultan más seductores a los hombres en el momento del mes más fértil de una mujer. Por cierto que el apetito sexual es mayor durante esta época del mes, ya que la menstruación provoca una reducción en los niveles de progesterona, una hormona que puede disminuir la libido.

4. La teoría de que las reglas se sincronizan es un mito

Sí, a mí también me ha pasado. Pero que tu regla coincida con la de tu compañera de piso parece deberse más bien al azar, ya que no hay estudios que lo avalen. Una investigación de 2006 de la Universidad de California en Berkeley, por ejemplo, concluyó que “la variabilidad del ciclo conduce a repetidas convergencias del ciclo, lo que puede explicar la percepción de la sincronía”.

Advertisement

5. Las estaciones pueden afectar la menstruación  

Los rayos del sol podrían influir en la menstruación, según estudios como este, que indica que el sol podría acortar la duración del ciclo menstrual de la mujer.

6. El síndrome del choque tóxico (TSS) es real

El síndrome del choque tóxico, que puede producirse si un tampón se mantiene dentro del cuerpo durante demasiado tiempo, es real aunque poco frecuente. La infección se produce, como advierten en sus instrucciones las marcas de tampones, cuando las bacterias, normalmente benignas, empiezan a reproducirse de forma masiva. Ocurre en contadas ocasiones (se estima que una de cada 100.000 mujeres lo sufre), pero aún así conviene cambiarse el tampón durante cierto tiempo (el máximo son ocho horas, pero no conviene apurarlo tanto), o probar con otros productos, como la poco conocida copa menstrual, que es barata, saludable y ecológica.

Advertisement

7. La menstruación supone un desembolso de 18.000 dólares a lo largo de la vida

Los 38 años como media de menstruación salen por un pico, entre tampones y compresas, ropa interior, medicación y otras necesidades, de acuerdo con algunos cálculos.

8. El estrés altera la menstruación

Sí, el estrés hace estragos, no solo en el sueño, y puede alterar la menstruación. También lo hace una pérdida de peso extrema, ejercicio excesivo u otros factores relacionados con el estilo de vida. Si este es el caso, conviene consultar con el médico.

Advertisement

También te puede interesar: