Imagen de la película ‘Los juegos del hambre’ protagonizada por Jennifer Lawrence.

Mackenzie George y Megan Gething celebraban el cumpleaños de otra de sus amigas, Zoe, de la escuela el pasado viernes. Habían dormido en casa de Zoe y el sábado por la mañana salieron a jugar a una zona pantanosa de Rockport, Massachusetts.

Mackenzie se metió a un charco de lodo. Quería alcanzar los zapatos de una de sus amigas, que los había dejado junto a los suyos. Entre el fango no se veía una estructura metálica que le rebanó la pierna.

Advertisement

La herida era profunda, de unos 25 centímetros de largo y 7 de ancho, y sangraba mucho. Entonces Megan Gething, que a sus 12 años había leído los libros de ‘Los juegos del hambre’ aplicó lo que allí había aprendido. “Lo conocía del libro y me imaginé que era un buen método para detener la sangre”, declaró la niña al Gloucester Times, el medio local que recogió la noticia.

Utilizó los shorts de una su amiga para atarlos en la pierna de Mackenzie y detener la hemorragia. Sus amigas estaban en shock, así que fue ella también quien mandó a su compañera Zoe Tallgrass a su casa a pedir ayuda, donde aquella noche habían dormido todas las niñas, para que avisara a sus padres.

El padre de Zoe apareció en la ciénaga con su hermano y entre los dos llevaron a la niña a su casa, donde a las 10:30 de la mañana del sábado la recogía una ambulancia para llevarla a urgencias.

Advertisement

Allí los médicos, asustados por la posible infección de la herida en el fango, la trasladaron al hospital de niños de Boston para que viera a un cirujano “Quería explorar la herida, ver cómo de profunda era y si había daño muscular o de los nervios”, declaró Gregory George, policía de Rockport y padre de Mackenzie.

El mismo sábado por la noche operaron a la niña y los médicos esperan que en un mes esté recuperada. El padre de Mackenzie admitió que si no hubiera sido por el torniquete que aplicó Megan “Gracias a Dios que estaba allí. Si ella no hubiera hecho lo que hizo Mackenzie habría perdido mucha más sangre y eso habría sido un riesgo para su vida”, dijo el padre.