Aquí encontró Orejón al bebé. Foto de la policía de Buenos Aires.

El perro se llama Orejón. Es un perro del barrio de Olivos, en la localidad Vicente López, en Argentina. Palomo, un vecino del barrio, vio el pasado martes a Orejón ladrar y husmear en una esquina.

El perro no dejaba de ladrar. Palomo vio una bolsa, la levantó y pesaba. Cuando la abrió vio que había un bebé. Entonces aparecio Claudia, otra vecina, que volvía del colegio con sus hijas. Llamaron al 911 pero se tardaron media hora así que se echó a la carretera en cuanto vio las motos de la policía para detenerlas y les avisó de que había un bebé en una bolsa. Estaba morado, no lloraba y tenía con él una mantita, dijo Claudia al canal de televisión TN.

Una vecina con Orejón. Captura de pantalla de TN.

La policía y los sanitarios que atendieron al bebé decidieron llamarlo Mateo. Lo llevaron al hospital donde un día después el bebé se encuentra en perfecto estado, según declaró Martín Darway, secretario de salud de Vicente López y recoge La Nación: “Ayer estaba con un grado de hipotermia importante, desnutrido y anémico. La verdad, fue clave el accionar del vecino”.

Advertisement

El niño tiene entre 10 y 20 días y están tratando de localizar a su familia. Alba, la sobrina de Palomo, el vecino que encontró la bolsa, asegura que todo fue una afortunada casualidad.

“Estamos cuidando la casa de una vecina. Él saca a la perrita por la tarde, yo la saco a la mañana y a mediodía. Cuando la sacó no había nada. Cuando vuelve, el Orejón, que es de acá del barrio, ladraba y ladraba. Entro rápido a la perra, cuando salió se dio cuenta de que había una bolsa. La cogió, se dio cuenta de su peso, la bajó levemente con un palito la empezó a abrir. En eso salen las chicas y se dio cuenta de que había un bebé”.