Una imagen sorprendente o divertida de las vacaciones vale más que mil fotos sosas, de esas que no recordaremos jamás y que atiborran nuestro teléfono. Con esta premisa la página BrightSide ha elaborado un recopilatorio de imágenes para darnos ideas y animar una pizca nuestro Instagram.

Por cierto que hacemos bien en tomar fotos de los viajes. Parece ser que sacar fotos (y esto incluye selfies) aumenta en un 40 por ciento las probabilidades de recordar bien las vacaciones, según un estudio en el que participó la Universidad de Texas. Este trabajo también comparó las diferentes redes sociales utilizadas, y encontró que los usuarios de Instagram tenían más posibilidades de contar con recuerdos claros de cómo se sintieron durante sus vacaciones, comparados con los que habían compartido su viaje por Facebook.

Este estudio también advierte de que, si bien los smartphones hacen que las vacaciones sean más memorables, el uso excesivo es contraproducente: estar “pegado” al teléfono más de dos horas incrementa en un 26% las probabilidades de tener problemas a la hora de recordar las experiencias del viaje. Mejor calidad que cantidad, como las fotos de aquí abajo.