Vaya lío. El huevo, el aguacate, el café o el pescado azul son algunos alimentos que en su día se consideraban como los malos de la película y que hoy forman parte de una dieta saludable. La nutrición está lejos de ser una ciencia exacta; un nuevo estudio puede echar por tierra paradigmas largamente sostenidos (en muchas ocasiones, por cierto, sostenidos por intereses comerciales que nada tienen que ver con la salud).

Todo esto hace que estar al día de qué alimentos son saludables y cuáles no sea complicado. He aquí cinco alimentos que ahora -¿por el momento?- se consideran buenos:

1. El huevo

Durante mucho tiempo se pensó que los huevos eran malos para el corazón, ya que se creía que el colesterol procedente de la dieta contribuía al alto nivel de colesterol en la sangre. Sin embargo, a lo largo de los últimos 20 años, la investigación médica ha mostrado que, cuando el consumo es normal, su influencia es muy limitada.“El colesterol de un alimento tiene muy poco impacto en los niveles de colesterol de nuestra sangre e incluso está por ver qué relación tiene lo segundo con el riesgo cardiovascular”, apunta el nutricionista Juan Revenga. Por eso, los expertos en nutrición están rectificando los datos en lo que respecta a los huevos y otros alimentos con colesterol y los están eliminado de las directrices dietéticas como productos preocupantes. Los huevos son una excelente fuente de proteínas, grasas saludables y diferentes vitaminas y minerales.

2. Pescado azul

Quién lo ha visto y quién lo ve. Su reputación era pésima en el pasado, cuando las sardinas y los boquerones se consideraban alimento barato para las clases bajas. Hasta que se descubrieron los ácidos grasos Omega-3, y su efecto protector para el sistema cardiovascular. Entonces pasaron a ser una parte importante de una dieta saludable.

3. Aguacate

De forma similar, el alto contenido en grasa del aguacate lo mantuvo proscrito, hasta que se comprobó que los ácidos grasos monoinsaturados son saludables, similares a los del aceite de oliva (otro alimento que antaño tuvo mala reputación y hoy es el rey de la cocina saludable).

4. Patata

“Precisamente como consecuencia de su alto índice glucémico, suele agruparse con los alimentos elaborados a partir de hidratos de carbono refinados, los que todo el mundo insiste debes evitar”, explica Scott Harding en ‘The Conversation’. Lejos de ser el equivalente a un plato colmado de pasta, la realidad es que las patatas son un fuente rica en hidratos de carbono naturales, vitamina C, vitaminas del complejo B y minerales.

5. Café

Dos nuevos estudios indican que beber tres cafés al día o más reduce la mortalidad prematura en un 18 por ciento en hombres y un 8 por ciento en mujeres. Estos estudios, los mayores que se han hecho hasta la fecha en este campo, son observacionales, lo que quiere decir que sugieren una relación de causa y efecto entre dos factores, pero no pueden demostrarla. Los científicos no están seguros de por qué el café es tan beneficioso; la explicación podría no estar específicamente en el café, sino en alguna característica del consumidor. Lo que sí parece claro es que la mala fama que ha tenido la bebida parece llegar a su fin. Algo importante dado lo masivo de su consumo, que se estima en 2.250 millones de tazas diarias en el mundo. En Estados Unidos, el 75 por ciento de los adultos toma café.

Los mitos que se caen: zumos, vino o cereales

“Si exprimimos tres naranjas, tenemos más azúcar que en una Coca-Cola. Y encima lo bebemos con indulgencia, pero ese jugo nunca puede sustituir a una fruta”, señala el nutricionista Juan Revenga.

Otra bebida que está en tela de juicio es el vaso de vino en las comidas. Contiene antioxidantes pero es alcohol y no deja de ser tóxico, así que no hay un veredicto final claro.

El caso de los cereales, por su alto contenido en azúcar, parece menos dudoso. Por cierto que considerar que algún alimento (como los cereales) tiene que estar en la base de la pirámide alimenticia es una idea desfasada, tanto como la propia idea de la pirámide que ha sido sustituida por el plato de Harvard.