Si son la mitad de la fuerza de trabajo, ¿por qué no se presta atención a las mujeres menopáusicas? Es lo que acaba de hacer Reino Unido con un paquete de medidas para mejorar la vida de las mujeres menopáusicas en las empresas que incluye horarios flexibles, ventiladores, luz natural, lugares de descanso o uniformes de tejidos no sintéticos.

Las hispanas experimentan antes y durante más tiempo los síntomas de la menopausia.

Mientras que otros momentos en la vida de la mujer, como el embarazo o la maternidad, cada vez se comprenden y se cuidan mejor en las empresas y la sociedad en general, de la menopausia se habla muy poco; continúa siendo un tabú, o casi. Pero esta sensación de invisibilidad de la que se quejan tantas mujeres menopáusicas no evita que suponga un impacto serio en su salud y su capacidad para trabajar: una de cada 10 mujeres de 50 o más años sufren “síntomas severos” de la menopausia que repercuten en su trabajo.

Advertisement

En las mujeres hispanas, la cosa puede ser peor, ya que se estima que en esta población la menopausia llega antes de la media de edad en Estados Unidos (51 años) y, además, sufre los síntomas (como sofocos o sudores nocturnos) durante más tiempo (casi nueve años frente a los 6,5 años para las mujeres blancas).

Para romper ese tabú que impide tratar con normalidad de momento de la vida de toda mujer -que, en muchas ocasiones, suele coincidir con el momento más álgido de sus carreras- la Oficina para la igualdad de Reino Unido lanzó el estudio más amplio sobre este tema, además de una campaña para que las empresas implanten las medidas que indicábamos más arriba. Sus conclusiones: muchas mujeres tienen dificultades en entornos tradicionales y sienten que sus colegas no son comprensivos con su situación.

Algo preocupante si se tiene en cuenta que el número de mujeres que trabaja actualmente en el Reino Unido es el más alto hasta la fecha, con una tasa de empleo que ronda el 70%. De hecho, en numerosos sectores como la atención sanitaria o los servicios sociales el número de trabajadoras de sexo femenino sobrepasa al de hombres. Además, el mayor incremento en el porcentaje de empleo desde comienzos de los 90 se ha producido en mujeres de 50 años en adelante.

Advertisement

Creo que las mujeres sienten vergüenza y no quieren hablar de ello. Esto nos ha llevado a crear una cultura donde no se discute el tema. Necesitamos más educación para las mujeres, para que sepan qué esperar y qué pueden hacer para amortiguar los síntomas. Necesitamos hablar más sobre ello”, señala Mary Ann Lumsden, profesora de ginecología y ex presidenta de la Sociedad para la menopausia británica

Como resume la periodista Rose George, “de algo no hay duda: la población de mujeres que sufre los síntomas de la menopausia es inmensa y no está bien atendida”. Este informe -y las medidas que lo acompañan, que las empresas británicas han de implantar- da un paso adelante para dar visibilidad a una situación que afectará en algún momento de sus vidas a la mitad de la población.

Cómo crear un lugar de trabajo adaptado a las mujeres menopáusicas

Las medidas propuestas por la Oficina para la igualdad de Reino Unido incluyen estas medidas, además de mayor flexibilidad horaria:

1- Acceso a ventiladores y buena ventilación de las salas con ventanas que se abran para lidiar con los sofocos, así como acceso a luz natural.

2- Acceso al control de la temperatura (aire acondicionado o calefacción).

3- Mantener lavabos bien equipados y limpios, así como duchas de uso exclusivo para mujeres.

4- Acceso a agua fría.

5- Uniformes más ligeros de fibras no sintéticas.

6- Acceso a áreas de descanso tranquilas dentro del lugar de trabajo

7- Reducción de la exposición al ruido para reducir la fatiga.