Google es el confidente al que consultamos lo que no nos atrevemos a hablar con nadie. Pexels.

El lugar donde revelamos nuestros más profundos secretos se llama Google, y el buscador revela lo mucho que mentimos en materia erótica a amigos, amantes, parejas y hasta a los médicos. Cuando tecleamos en el recuadro de búsquedas sobre relaciones, sexo, o preocupaciones sobre nuestra salud o familia, dejamos un rastro que puede estudiarse y convertirse en una estadística que dice mucho sobre cómo nos comportamos como sociedad.

Esto es lo que hace un nuevo libro escrito por el ex trabajador de Google y colaborador del The New York Times Seth Stephens Davidowitz. Se titula Todo el mundo miente. Big data, new data y todo lo que Internet puede contarnos sobre lo que realmente somos, y es una exploración sobre lo que nuestros hábitos de búsqueda dicen sobre nuestra vida privada más allá de lugares como Facebook, donde exponemos únicamente lo que queremos que se sepa de nosotros, y normalmente muy, muy embellecido.

Advertisement

“Google se inventó para que la gente pudiera saber sobre el mundo, no para que los investigadores pudieran saber sobre la gente. Pero las pistas que dejamos cuando buscamos conocimiento son tremendamente reveladoras”, dice Stephens Davidowitz. Si no te lo crees, sigue leyendo esta recopilación de descubrimientos:

-El órgano del cuerpo más buscado en Google es el pene, y la pregunta del millón es “¿cómo de grande es mi pene?”. Y luego algunos dirán que no les importa. “Los hombres plantean más cuestiones sobre cómo agrandar el órgano sexual que acerca de cómo hacer una tortilla, afinar una guitarra o cambiar una rueda”, dice el autor. Y algo que hace hasta gracia: los hombres están muy preocupados preguntándose si al envejecer sus penes se reducirán.

-Las mujeres no parecen interesadas en las medidas del pene, ya que por cada consulta que una hace sobre el miembro de su compañero hay 170 de hombres que se interesan por el suyo propio.

Advertisement

-Paradójicamente, el 40 por ciento de las búsquedas femeninas sobre el falo están relacionadas con las palabras “penes demasiado grandes”, “irritación” o “dolor durante el sexo”. Y, sin embargo, a pesar de este alto porcentaje solo un 1 por ciento de los hombres teclean “cómo hacer un pene más pequeño”.

-Hombres y mujeres tampoco se ponen de acuerdo en la cuestión de los tiempos. La segunda cuestión sexual más buscada entre los hombres es la de “cómo hacer que el sexo dure más”. Ellas, por otro lado, quieren saber “como hacer que se corra más rápido”.

-Las estadísticas de EEUU indican que los matrimonios tienen sexo una vez a la semana, pero las búsquedas de Google parecen reflejar otra cosa: las búsquedas por “matrimonio sin sexo” son tres veces más frecuentes que “matrimonio infeliz”. De hecho, según este libro, los norteamericanos hacen el amor una media de 30 veces al año.

-¿Y eso de que las mujeres están menos interesadas en el sex0? Igual hay que replantearlo a la vista de datos como estos: hay el doble de quejas del tipo “mi novio no quiere tener sexo” que las protagonizadas por ellos. Y la pregunta “Es mi marido...” seguida de “gay” o “engañándome” aparece mucho más (ocho veces, concretamente) que “alcohólico”.

-Por otro lado, las mujeres buscan consejo online sobre cómo dar mejor sexo oral con sus parejas en doble proporción que los hombres.

-Los estadounidenses hacen más búsquedas de porno que para saber el tiempo meteorológico, a pesar de que los sondeos dicen que solo el 25 por ciento de los hombres y el 8 por ciento de las mujeres admiten ver pornografía.

Advertisement

-La mayor parte de las cuestiones consultadas a Google sobre el órgano sexual femenino están relacionadas con la salud e higiene y olor. El aroma que desprenden las entrepiernas es algo preocupante para muchas mujeres, y junto a la palabras “olor” y “vagina” aparecen a menudo calificativos como “pescado”, “vinagre”, “cebolla”, “ajo”, “queso”. “Cómo mejorar el olor y sabor de nuestras vulvas” es una meta universal; mientras los hombres le consultan a Google en la intimidad de sus pantallas, “cómo decir que la vagina huele mal sin herir los sentimientos”. Ahí es nada.

-La red registra 7 millones de búsquedas anuales sobre implantes de mamas en Estados Unidos, de las cuales 300.000 pasarán por quirófano. Pero el trasero está ganando terreno, ya que por cada 5 cuestiones sobre agrandamiento de pecho buscadas en Google hay una sobre “cómo hacer el trasero más grande”.