El 80 por ciento de las personas que viven en países desarrollados, entre ellos Estados Unidos, son “obesos ocultos”. Esto significa, en esencia, que el tamaño de la barriga podría ser un riesgo para la salud. Descubre si es tu caso.

La población latina sufre mayores tasas de obesidad que la blanca. La grasa que se almacena en la cintura es especialmente preocupante.

La obesidad, esa pandemia moderna que causa estragos en la salud, ya que incrementa los riesgos de padecer enfermedades cardíacas o diabetes, entre otras, podría estar todavía más extendida de lo que se creía. Pocos se libran en los países desarrollados, a juzgar por un nuevo estudio recién publicado en la revista Frontiers in Public Health que muestra que en torno el 90% de los hombres, el 80% de las mujeres y el 50% de los niños occidentales tienen un porcentaje de grasa que puede suponer un problema para su salud.

Advertisement

La forma más habitual de medir si una persona tiene un peso saludable es el índice de masa corporal (IMC), que asocia la estatura y el peso de una persona.

Cómo se calcula el IMC

El índice de masa corporal (IMC), se calcula dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros (IMC = peso [kg]/ estatura [m2]). El sobrepeso se define como un IMC de más de 25. Se considera que una persona es obesa si su IMC es superior a 30. Puedes determinar tu IMC rápidamente con calculadoras como esta.

El problema es que esta fórmula, que es la que la mayoría de los profesionales de la salud usan por su comodidad y sencillez, no ayuda necesariamente a predecir si una persona va a tener problemas relacionados con el sobrepeso como los mencionados más arriba. Concretamente, el IMC falla a la hora de identificar a la mitad de las personas con excesiva grasa corporal y un IMC que indica peso normal. Nos encontraríamos aquí con los llamados “obesos ocultos” que quizá no sean conscientes de los riesgos que el exceso de grasa supone para su salud.

Advertisement

Esta y otras investigaciones anteriores alertan de las carencias del IMC, y de cómo clasifica a la gente en categorías que, en realidad, no les tocan. El mejor indicador para la salud es el exceso de grasa. Por eso, los investigadores piden que se modifique la definición de obesidad atendiendo a este criterio en lugar del IMC.

Cómo se calcula la grasa corporal 

La manera más precisa de calcular nuestro nivel de grasa es con sofisticados -y caros- escáneres. Pero hay métodos más caseros que pueden dar una idea aproximada de cuál es nuestro nivel de grasa corporal. El utilizado en el estudio recién publicado es medir la circunferencia de la cintura con ayuda de una cinta métrica y compararla con la altura. La medida de la cintura debe ser la mitad o menos de tu altura. En caso de que este número sea superior, puede existir un riesgo para tu salud.

Estas nuevas medidas, que alertan sobre la grasa en la zona del estómago -que arropa los órganos vitales, de ahí su peligrosidad-, echan por tierra la idea de que en Estados Unidos se ralentiza el crecimiento de la obesidad, estimado en un 35% para los hombres y un 40 % en mujeres.

En el caso de los latinos, además, las cifras son preocupantes porque es una población particularmente afectada. De acuerdo con el informe sobre la obesidad de 2014, el 42% de los adultos latinos son obesos, comparados con el 32 % de los blancos. Los niños latinos también sufren obesidad en mayor medida que los niños blancos.