Si tienes un iPhone puede haber estado contando tus pasos sin que lo sepas. ¿Quieres averiguar cuánto caminaste hoy antes de leer este artículo? Muy sencillo:

1. Busca en tu iPhone la palabra ‘Salud’ (‘Health’ si está en inglés). Te aparecerá una aplicación con un corazoncito rosa. Ábrela y sigue adelante hasta que encuentres la sección “Actividad”.

2. Tan pronto la abras, esta aplicación de actividad física te dirá el (¿fatídico?) resultado. Primero la distancia que has caminado, luego los pasos. Yo hoy he caminado 1,276 pasos. Luego, si tocas sobre opción ‘Pasos’ (o ‘Steps’) la información se pone más detallada y a la vez menos esperanzadora —para mí al menos—.

Como explica Apple en su web: “En los iPhone 5s y posteriores, la aplicación Health cuenta automáticamente tus pasos y las distancias que recorres caminando y corriendo”.

La aplicación dice que a la semana camino un triste promedio de 2,532 pasos por día. Triste, sí, el promedio sano universal profesa con superioridad moral que deberían ser 10,000 pasos, algo que significaría hacerse más o menos 5 millas por día.

Advertisement

Sin embargo, basta con acudir a Google y darle una rápida mirada a algunos estudios científicos para conseguir algo de calma. En promedio, las personas caminan 5,000 pasos y 7,000 serían suficientes para ver una mejoría en la salud.

Me sorprende que el celular lleve un registro, casi esotérico, de lo que caminé cada uno de los días de mi vida desde que lo tengo. ¿Quieres saber todos los pasos que has dado desde que cargas ese aparato en tu bolsillo? Suficiente con darle a la opción ‘Mostrar todos los datos’. En mi caso, el 12 de diciembre de 2015 caminé 12,258 pasos. ¿Qué pasó con mi vida que pasé de tener días maravillosos de 15 mil pasos en promedio a mis pobres 2,500 de hoy?

Pensar en sumarle a mis demandas diarias la conciencia de estar pendiente de mis pasos parece un despropósito agobiante para una mente que ni las millas del auto —que saqué en leasing y que no pueden ser más de 12,000 al año— consigue sumar bien, pero, a juzgar por el post de Facebook que más de 25 personas me han respondido, ésta herramienta le está ayudando a muchos a ponerse unas metas de ejercicio, a exigirse unos mínimos de movimiento y, sobre todo, a ser conscientes de cuándo hacen poco por su propio cuerpo.

“Hola. Yo descubrí la aplicación hace un rato. Cuando no tenía el celular a mano contaba los pasos y los agregaba. Ahora no se puede hacer eso. Así que solo lo uso para saber cuánto me muevo a diario. Trato de que sean siempre como mínimo 3,1 millas al día. Veía además lo pasivo que estaba los fines de semana. Eso es todo. Muy sencillo”, me responde al Facebook, Andrés Grillo, un profesor de universidad.

¡Hola Angélica! Yo que trabajo tanto en el computador, cuando tengo días por debajo de las 1,2 millas me siento como una morsa, entonces me pongo las pilas. Mis días mejores son en los que rondo las 4,5 millas”, me comenta, por su parte, la adorable Liliana Ospina, una diseñadora que, a mi manera de ver, tiene muy buena forma.

“Desde que lo estoy usando camino mucho más porque, como te dije, me gusta cumplir la meta o el reto de hacer los 10,000 diarios. Cuando estoy de viaje siempre camino mucho más”, se suma una vieja colega, María José Alzate, a la avalancha de respuestas en mi muro de Facebook de no solo devotos cuentapasos, sino de otros que no tienen ni idea de qué estamos hablando y que me piden afanosamente que les explique para así decidir si quieren hacer parte de esta nueva legión del bienestar que contabiliza cada vez que tus pies caminan.

No creo poder llegar en un futuro cercano a los 10,000 pasos, no solo porque vivo a 20 millas de mi trabajo y, en tanto, la ilusión de caminar por las mañanas oyendo música en el iPhone (mientras me cuenta los pasos) es imposible, sino porque además siempre voy armada de un buen par de tacones.

Advertisement

Sin embargo, según el The Journal of the American Medical Association, con que logre sumar 2,000 pasos más a mis días es posible que consiga que mi nivel general de actividad se incremente en un 27%. Me entusiasma más la cifra que da el doctor James O. Hill, del Centro de Nutrición Humana de la Universidad de Colorado, quien asegura que con esos 2,000 pasos extras, al menos, no ganaría ni una libra de más de peso.

Pero, ¿cómo? Catrine Tudor-Locke, directora del Laboratorio de Comportamiento al Caminar del Pennington Biomedical Reserch Center tiene la respuesta. Sus sugerencias son como despropósitos útiles:

  • Deja tu auto lo más lejos posible de la entrada del trabajo.
  • Camina mientras hablas por teléfono.
  • No esperes inmóvil el bus, sino mantente dando pasitos.
  • Ve a los lugares comunes (café, etc.) lejanos a tu puesto de trabajo.
  • No le escribas a tus compañeros de trabajo por el chat, sino ve hacia ellos.

Y, claro, nunca sueltes el bendito celular.


Los 10,000 pasos según los científicos

Catrine Tudor-Locke, directora del Laboratorio de Comportamiento al Caminar, del Pennington Biomedical Research Center, en Baton Rouge, asegura que la cifra ideal de los 10,000 pasos se debe a que en Occidente, los primeros ‘podómetros’ que fueron creados en Japón, en los años 60, fueron traducidos literalmente por su nombre. “Manpo-kei era la marca en japonés que significaba 10,000 pasos. La cifra ganó una cierta popularidad entre los científicos que realizaron estudios en los que comprobaron que efectivamente esos miles de pasos diarios traían beneficios reales para la salud”.