Si te levantas con dolor en la mandíbula, dolor de cabeza, o has notado alguna pequeña fractura en los dientes podrías padecer bruxismo nocturno. Ocurre por la noche, mientras dormimos; por eso muchas personas ignoran que lo padecen hasta que sus parejas les advierten sobre ese rechinar de dientes que escuchan por la noche.

Los protectores nocturnos pueden ayudar, pero lo mejor es consultar al dentista si padeces bruxismo.

“El auge del bruxismo se debe al aumento del estrés, ansiedad o estados depresivos”, señala el dentista Pedro Luis Pérez Castro, autor de Decalogía del bruxismo (pdf), que observa un incremento de esta dolencia en tiempos de crisis.

Advertisement

El bruxismo es ese hábito no voluntario que hace que algunas personas aprieten la mandíbula fuertemente o hagan rechinar los dientes, frotándolos o deslizándolos, sin ningún objetivo funcional. La mayoría de los afectados lo desconocen, ya que se produce de forma inconsciente y, principalmente, durante el sueño. Además del estrés o ansiedad, el bruxismo puede deberse a desórdenes del sueño y a la alineación inadecuada de la mandíbula.

No son los únicos factores: un estudio de la Asociación Dental Americana encontró que el alcohol, el tabaco y el consumo elevado de cafeína (seis o más tazas al día) podrían incrementar los riesgos de padecer bruxismo. El consumo de drogas recreativas como el éxtasis o la cocaína también puede empeorar el problema. Por otro lado, en algunas ocasiones el bruxismo puede ser un efecto secundario de algunas medicaciones antidepresivas, pero cualquier cambio en la medicación debe ser consultado antes con el médico.

Cómo tratar el bruxismo

El primer paso es acudir al dentista, que determinará las razones y la ruta a seguir para corregirlo. Es probable que el dentista recomiende un protector dental o férula para la noche y un tratamiento ortodóntico. Otras medidas que se pueden tomar son realizar ejercicios de relajación que ayuden a reducir el estrés, masajear la zona afectada o dormir las horas recomendadas. La cirujía se utiliza solo como último recurso. Aunque no es un problema grave en sí mismo, puede llegar a causar lesiones dentales permanentes y dolores en la mandíbula a largo plazo.

Atención al bullying

Los adolescentes que sufren acoso verbal en la escuela tienen cuatro veces más posibilidades de sufrir bruxismo de noche, según un estudio de la Oral Health Foundation que anima a los padres, escuelas y profesionales de la salud a estar atentos a este síntoma. “Los dientes que rechinan no parecen una prioridad, pero podrían darnos pistas sobre el estado mental de los adolescentes y convertirse en una señal temprana para identificar los abusos”, señala Nigel Carter, médico y presidente de esta organización. “Tanto los niños como los adultos tienden a rechinar los dientes cuando sufren estrés”, indica el experto.


Fuentes: Servicio de salud británico (NHS); estudio de la Asociación Dental Americana; Decalogía del bruxismo (pdf del doctor Pedro Luis Pérez Castro); Dentristry.co.uk.

También te puede interesar: